¿Infancia es futuro?

¿A qué se referirá esta pregunta? Pues bien, tan cierta es aquella frase que dice: “todos llevamos un niño dentro”.

Esto hace referencia a que en algún momento de nuestra vida fuimos niños y vivimos de diversas maneras aquella etapa a la que llamamos infancia o bien, niñez.

Pero, sin embargo, ¡ooooh sopresa! ese niño, nuestro niño sigue presente, aun nosotros siendo adultos. Muchas veces o casi siempre no vemos a ese pequeño, ¿por qué? porque al ir creciendo, vamos por la vida mostrando al adulto en cuerpo físico, cubriendo a nuestro niño, o creyendo olvidarlo cuando se trata de una niñez de conflicto o bien, creer que lo vivido en la infancia quedó en el pasado y por lo tanto no darle ningún valor o relación a lo que de adultos se es.
Pero como saber si nuestro niño nos necesita:

¿si te surgen miedos irracionales (no sabes porqué o no hay alguna razón aparentemente lógica de este) sientes rencor, tristeza, odio a menudo, respondes de manera emocionalmente desproporcionada ante situaciones que no son realmente tan importantes, o saboteas tus metas constantemente, construyes relaciones (pareja o amistad) destructivas, para sentirte bien o saber que lo que haces es bueno requieres sentirte aprobado por alguien más, etc.? Pues bien, si tus respuestas fueron sí al menos a dos preguntas, entonces tu niño requiere ser visto.

Te pondré un ejemplo: como cuando en el trabajo, con nuestra pareja, amigos, etc., nos enojamos intensamente, hacemos, deshacemos, decimos, lloramos, (como un berrinche) probablemente está saliendo nuestro niño, pero el que lo puede expresar con voz y en cuerpo físico es nuestro adulto, de ahí que muchas veces escuchemos decir ¡fulanito es muy inmaduro! Cuando realmente el que intenta salir y ser atendido es su niño, o bien sentimos ciertos miedos ante algunas situaciones de la vida, preferimos ya no realizarlas o nos paralizamos, pidiendo ayuda, protección de alguna otra persona.
Cuando constantemente nos sentimos tristes, estado de ánimo negativo, sin a veces encontrar un motivo exacto.

Podría mencionarte una serie de ejemplos más, sin embargo, te puedo resumir que los “problemas” existenciales como son la baja autoestima, inseguridad, apego emocional, codependencia, conflicto para obtener relaciones interpersonales agradables, etc., provienen de aquella etapa de la infancia.

Si con este pequeño articulo te has dado cuenta de que tu niño interior te necesita, o cuando menos algo te hizo ruido, déjame decirte que solo tú puedes hacer algo por ello. Si es posible, te invito a realizar algunas actividades que podrían ser muy útiles para trabajar con tu pequeño. Podrían ser: meditación, imaginería guiada y fundada en el objetivo requerido, terapia Gestalt, en algunos casos psicoanálisis, talleres terapéuticos sobre el niño interior, realizados por profesionales (psicólogos).

  • Psicologia
Luz Maria Trejo Cano

Licenciada en Psicologia

Related Post

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.