Todo lo que debes saber sobre la Diabetes Gestacional y su control.

Se le denomina diabetes gestacional DG por ser la etapa del embarazo donde se diagnostica en las mujeres, en este trastorno el cuerpo no puede utilizar los azúcares y almidones (carbohidratos) que la mujer embarazada ingiere para producir energía, debido a ello existe un aumento de glucosa que se acumula principalmente en sangre.

Durante el embarazo las demandas energéticas se ven aumentadas, para brindar una nutrición a madre y bebé; esto es absolutamente normal, el problema en la DG se genera cuando existe una resistencia a la insulina a nivel receptor-célula provocada por cifras crecientes de hormonas diabetógenicas en el embarazo (prolactina, somatotropina coriónica, progesterona y cortisol) debido a que su acción de estas hormonas es oponerse al efecto de la insulina.

Ocurre durante la segunda mitad del embarazo y alcanza su mayor impacto en la semana 32.
Sin embargo es común que se desarrolle desde el segundo trimestre del embarazo una resistencia a la insulina causando el aumento de la glucosa en sangre, para ello se debe realizar un diagnóstico certero para confirmar DG, realizando muestras de glucosa en sangre, tolerancia a la glucosa y tomando en cuenta los siguientes factores en la mujer embarazada:

  • Mujeres con sobrepeso y obesidad al inicio del embarazo.
  • Mujeres diagnosticadas antes del embarazo con prediabetes.
  • Antecedentes de DG en un embarazo previo.
  • Haber tenido antes un bebé macrosómico (mayor de 4 kg).
  • Embarazos después de los 35 años de edad.
  • Antecedentes familiares de Diabetes Mellitus (DM) tipo II (principalmente en hermanos y padres).

La mayoría de las veces los síntomas que las mujeres con DG presentan son cansancio, mareos, visión borrosa e infecciones de las vías urinarias y en casos más graves la aparición de preclamsia (presión arterial elevada en el embarazo).

La DG se puede controlar con un monitoreo de niveles de glucosa.

La dieta es sin duda el tratamiento principal en el cual permita a la madre y al bebé ganar peso de manera saludable sin afectar los niveles de glucosa y control metabólico.

La alimentación no debe ser restrictiva, si no adecuada para cada mujer embarazada adaptándose a gustos y etapa de embarazo en la que se encuentre, fraccionada en 6 tiempos de comida combinando todos los grupos de alimentos para evitar hiperglucemias e hipoglucemias (niveles altos y bajos de glucosa en sangre).

Se recomienda también un programa de ejercicio adecuado a cada mujer embarazada y su etapa en la que se encuentre como ejercicios cardiovasculares (caminata, natación, bailar), ejercicios de flexibilidad y fuerza (yoga, pilates, y ejercicios de pesas de bajo impacto y peso).

Como un tratamiento adicional si no se consiguen los objetivos del control metabólico, a pesar de la dieta y el ejercicio es la administración de insulina y otros fármacos permitidos en el embarazo siempre y cuando un médico o profesional de la salud lo indique con justificación.

Si no se realiza un control adecuado en la DG, las consecuencias pueden ser perjudiciales en la madre e hijo sobre todo después del parto, puede darse la aparición de un bebe macrosómico (peso mayor de 4 kg al nacer) lo que puede ocasionar problemas durante el parto, como una cesárea, un parto vaginal donde puede sufrir daños en los nervios de los hombros, romperse la clavícula o sufrir daños cerebrales debido a la falta de oxígeno.
Un bebé con más probabilidad de ser obeso o tener sobrepeso durante la infancia o adolescencia, hasta ocasionar DM tipo II.

En la madre algunas veces, la diabetes no desaparece después del parto o regresa tiempo después del embarazo. Si esto ocurre, entonces se denominara DM tipo II.

Recuerda lo más importante es un monitoreo adecuado para la salud de la madre y el bebé.

  • Nutrición

Related Post

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.