Enfermedad celiaca ¿Qué estrategia alimenticia usar para cuidar mi nutrición?

La enfermedad celiaca EC es un trastorno inflamatorio de origen autoinmune que afecta la mucosa del intestino delgado suele suceder mayor parte en el duodeno.

Es el resultado de un consumo del gluten (una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales (trigo, cebada, centeno, y posiblemente avena, combinada con almidón), factores inmunológicos, genéticos (expresión de la proteína HLA-DQ2 o HLA-DQ8) y ambientales (no haber consumido leche materna durante los primeros 6 meses de edad).

El gluten representa el 80% de las proteínas del trigo, esta proteína está compuesta por dos proteínas: la gliadina y la glutenina.

Primeramente el gluten es ingerido y fragmentado para su absorción, el cual es fragmentado a la glutamina y gliadina, esta última resiste la acidez del ph del estómago y atraviesa el epitelio intestinal en donde genera una especie de alteraciones a nivel inmunitario interactuando con la proteína HLA-DQ2 o HLA-DQ8 donde existen células inmunitarias especialistas en respuesta contra infecciones (linfocitos  T CD4+) las cuales se activan causando una producción de sustancias inflamatorias (citoquinas) provocando una cascada de daño a nivel intestinal que incluye una inflamación, atrofia y muerte de células para la absorción de nutrientes en el intestino.

Para su diagnóstico de la EC se debe basar en la historia clínica, serología y endoscopía con biopsia de duodeno, esta última con un rol confirmatorio de la enfermedad. El estudio genético de la expresión de HLA se considera solo para situaciones de dificultad diagnóstica.

 

Existen otras entidades que deben diferenciarse de la EC como la sensibilidad al gluten no celiaca y la alergia al trigo.

Existen síntomas que pueden indicar la presencia de la EC y se clasifican en dos categorías:

Síntomas de menor impacto:

Alteraciones del tracto gastrointestinal: mayor sensibilidad intestinal, diarrea, estreñimiento, distención abdominal, dispepsia (nauseas, sensación de pesadez, ardor y dolor de estómago).

Síntomas de mayor impacto:

Mala absorción: diarrea, esteatorrea (presencia de heces fecales con grasa) y pérdida de peso.

Malnutrición: calambres, tetania (espasmos en pies y manos), edema por alteraciones electrolíticas y niveles bajos de albumina en sangre.

El uso del gluten en la industria alimentaria.

El gluten le confiere una propiedad de elasticidad, esponjosidad y poder espesante a los productos alimenticios que se realizan a base de esta proteína, es por ello que no solo se utilizan en la industria de cereales y panadería; si no que también podemos encontrarlo en productos industrializados; tales como el yogur, empanizados, sopas y cremas comerciales, embutidos, salsa de soya, vinagres blancos, helados, salsas y aderezos.

Si padezco la EC en mi dieta nunca debo olvidar:

1. Consumir una dieta que incluya granos y féculas que sean libres de gluten (amaranto, arroz, lentejas, frijol, garbanzo, maíz, haba, quínoa, camote y papa).

2. Incrementar alimentos que pueden controlar la inflamación, aceite de oliva, nueces, pescado.

3. Consumir alimentos ricos en tirosol (vino y aceite de oliva), licopeno (jitomate, sandia y toronja), quercetina (cítricos, manzana, alcaparras, uvas rojas, brócoli.

4. Tener cuidado con la ingestión de avena, pues durante su procesamiento suele contaminarse con el trigo y contener residuos de gluten.

5. Cuidar el aporte de fibra y lactosa e incrementarse según la tolerancia del sistema digestivo, ya que puede incrementar las molestias ocasionadas por las alteraciones del tracto gastrointestinal.

6. La suplementación con glutamina resulta ser una excelente opción para la integridad de las funciones de la mucosa intestinal y es la principal fuente de alimento para las células epiteliales del intestino.

7. Cuidar niveles de vitaminas del complejo B, calcio, vitamina D, hierro, zinc y magnesio ricas en alimentos con gluten, debido a que se corre el riesgo de deficiencias nutricionales de estos nutrimentos y si es posible recurrir a una suplementación.

Nunca olvides leer la etiqueta de los productos antes de consumirlos, en muchos de los alimentos procesados el gluten se encuentra presente y esto pudiese resultar perjudicial para tu salud, si sientes algunos de los síntomas acude al médico a realizarte los estudios pertinentes para su diagnóstico y así implementar una estrategia que incluya un plan nutricional y fármacos que mejoren tu calidad de vida.

  • Nutrición

Related Post

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.